Bélgica

Bélgica, sede de la OTAN, de la Unión Europea y de algunas de las mejores cervezas del mundo, es un país cuya grandeza oculta su modesto tamaño. De hecho, es algo que se manifiesta de muchas maneras por todo el país, y no iba a ser menos en lo que se refiere a sus festivales de música.

Desde finales de los años 70, Rock Werchter se ha ido consolidando como, seguramente, el festival belga más conocido y aplaudido internacionalmente –por él han pasado desde Talking Heads hasta Radiohead–, pero eso sí, seguido de cerca por Pukkelpop y Dour. Aunque este último es el que tiene más variedad en su cartel, en los últimos años, tanto Rock Werchter como Pukkelpop han ampliado su lista para incluir estilos más populares de dance y pop.

También hay que fijarse en los festivales urbanos más pequeños. Cada mes de julio, Gent Jazz Festival reúne artistas de todo el mundo en la pintoresca ciudad medieval; y Brujas, por su parte, acoge un cartel moderno e interesante en Cactus Festival.

En Bruselas, Couleur Café se enorgullece de rendir homenaje a culturas internacionales a través de actuaciones musicales y gastronomía; y por su parte en Lieja, Les Ardentes ha sabido sacar provecho de ir adaptándose a la música más de moda.

Aunque la lista podría ser infinita, hay un festival que por su nivel e impacto destaca sobre todos los demás. Con sede en la modesta ciudad de nombre más que apropiado Boom, Tomorrowland lleva quince años liderando el panorama a lo grande, siendo uno de los festivales más grandes y legendarios del mundo.

Newsletter

Suscríbete a la newsletter de Festicket y recibirás ofertas y recomendaciones sobre festivales directamente en tu bandeja de entrada. También te mantendremos al tanto de las últimas novedades sobre festivales y contenido destacado de la Revista Festicket.